burbuhack, foodie sound, nuria blanco

Seguro que han oído hablar de la PNL, la programación neurolingüística. Pues bien, en la mía últimamente lo único que cuenta y oigo son burbujas, burbujas, burbujas. Y es porque se acerca #BurbuHack Wine Hackaton.
La cita tendrá lugar mañana y de entrada les comento que es el primer evento que se realiza de manera simultánea entre dos países con las burbujas de por medio. Con dos ciudades como puntos neurálgicos del evento, Madrid y Buenos Aires, y la implicación de los sentidos, un montón de expertos, blogueros y aficionados al vino subirán sus impresiones que se condesarán en un único altavoz: las redes sociales.
¿Para qué? Para demostrar cómo nos gusta el cava, el champagne y los vinos espumosos. Para que las bodegas participantes descubran cómo conquistar el paladar más difícil, el de los jóvenes. Y para que los jóvenes se acerquen al vino de la mano de grandes bodegas y buenos profesionales preocupados por el consumo responsable, sí, pero sobre todo, por el consumo inteligente: aquel que realizamos desde el conocimiento sabiendo lo que comemos y lo que bebemos.
Diez horas de comunicación ininterrumpidas, gracias al aventajado y revolucionario instante que tenemos la suerte de experimentar.
Así que ya lo saben, de cuatro a diez de la noche, mañana día 30, en el que creo que queda ya constituido como epicentro de las acciones de estos hackatones del vino, Hotel Artiem Fresh People Madrid –Calle Juan Perez Zúñiga, número 20-, tienen una cita con la aguja. La de coser, no. La otra. Ya me entienden. Disfrútenlo si pueden, y si no, síganlo vía redes, más fácil, imposible.