Ese gris medio ligado a guerras y contrariedades a los que la historia nos tiene tan acostumbrados se desvanece cuando la cocina de Alice B. Toklas comienza a trabajar. Como un cuadro cubista, como una labor tejida a fuego lento, como un huerto de ensueño en el que plantar peces o recolectar corderos. Todo...