Steves Huxley cerveza treaYa sea rubia, tostada o negra, la cerveza es una de esas bebidas con carácter universal. Es casi tan antigua como el hombre, cuenta con más de diez mil años de antigüedad y ha atravesado medio mundo. Steve Huxley, autor de La cerveza… poesía líquida. Un manual para cervesiáfilos, (Trea, 2013), asegura que es posible conseguir buena cerveza casi en cualquier sitio, “incluida la cocina o el patio de nuestra casa”, por lo que ofrece en este volumen, además de una historia de cervezas, un verdadero catálogo de estilos, cultivos y fermentaciones.
Estamos ante un manual como indica parte del título, pero es manual y compendio histórico sobre la que posiblemente sea una de las bebidas más antiguas de la humanidad. Su origen, hasta cierto punto indefinido, es el punto de inflexión con el que el autor decidió acometer esta obra, justo en el instante en el que andaba cavilando sobre esa sensación de infinitud que le trasladó mentalmente a un debate televisivo presenciado tiempo atrás entre científicos. Uno de estos científicos, debatiendo sobre si el descubrimiento científico era finito o infinito, esgrimió la posición de que “nunca lo sabremos todo” y añadió que si estaba equivocado, “siempre le quedarían el sexo y la cerveza”. Razón de más para profundizar en sus orígenes y ofrecernos un interesante debate sobre si la elaboración de la cerveza es arte o ciencia.
De ciencia tiene bastante, a decir verdad, por eso entre sus páginas se hallan los secretos de la complejidad de su proceso. El autor, no exento de humor y con lo que parece ser un amor declarado a este brebaje, no se olvida de aquellos lectores (y bebedores) que precisan consejo sobre la elección de la cerveza en función de gustos y estilos. Ofrece también las indicaciones sobre el modo correcto de consumo, y, en un acto de valentía, no elude repasar cualidades y defectos.
Los lectores de este homenaje poético a la cerveza no encontrarán recetas pero si instrucciones de elaboración, consejos y un apartado de citas sencillamente delicioso que los más aficionados sabrán atesorar. La cuidada selección de enlaces para profundizar en el mundo de cervesiáfilos es un acierto en estos tiempos en los que cada cual se organiza el tiempo para formación y ocio. Con este recopilatorio digital se puede continuar el aprendizaje sobre el mundo de la cerveza con “salud y suerte”. La misma que una le desea al autor de la obra que además ha sido escrita por entero en español.