Mitología, asombrosa credulidad, ciencia fraudulenta y “nutripolleces” de toda condición son los argumentos que han originado el cabreo monumental de un bioquímico transformado en chef. No es fácil encontrar personas que se atrevan a hablar de forma tan directa de un asunto que, a quien más y quien menos, le ha suscitado interrogantes en más...