Puede que seas de los que lo saben todo en materia de vino. De los que no pierden oportunidad de catar una nueva referencia. O puede que seas de los que se pierden en las etiquetas, de los que no distinguen entre la variedad cabernet sauvignon y una salsa sabayón, o de los que tiemblan...