Foodie-Sound-Detalle-libro-Teoría-GastronómicaComo símbolo cultural, como parte identitaria, como idiosincrasia. Así es el alimento transformado respecto a los hombres y sus pueblos. La cocina es el lenguaje a través del cual las sociedades expresan parte de su cultura. Completamente desterrado el impulso animal, el ser humano encuentra en la comida muchas y variadas satisfacciones, pero sobre todo muchas explicaciones.
Superada la función que garantiza la supervivencia, surge un concepto que, teniendo la comida como protagonista, da sentido a la especie humana por encima de la especie animal. El mundo de las ideas puede definirse a sí mismo como el ethos universal a partir del cual se cimientan las naciones. Y es el mundo de las ideas el que ha proporcionado los elementos psicológicos, afectivos y culturales con los que envolvemos la aparente sencillez del acto de comer. Comemos (o debiéramos comer) de tres a cinco veces al día y con cada una de estas acciones sucumbimos al placer que proporciona la ingesta de alimentos que se presentan ante nosotros de infinitas maneras. A pesar de ser un gesto cotidiano, entre el valor que entraña el alimento se encuentran aspectos sociales, morales y religiosos así como diferentes comportamientos que condicionan y premian leyes alimentarias en cada parte del planeta. Acercarnos a ellas, para refutarlas o reconocerlas, es el cometido de la ‘Teoría Elemental de la Gastronomía’ escrita por Juan Cruz Cruz (Editorial Eunsa, 2002).
Foodie-Sound-Teoría-GastronomíaNo es éste un volumen sencillo, mucho menos comercial. Pensar nunca es gratis y nos gusta que nos lo pongan fácil. Pero estas páginas precisan lectura sosegada y actitud despierta; están destinadas a aquellos que han superado los misterios del plato y aspiran a una comunión mayor, aquellos que quieren profundizar por afición o estudio en los aspectos que influyen en la conducta alimentaria. También en la relación del hombre con los alimentos a través de distintos ángulos (nutricionales, psicológicos, artísticos, científicos, sanitarios, antropológicos, incluso semióticos cuando se refiere a muchas de sus imágenes) y esos alimentos se transforman para dar lugar a “lo gastronómico”.
El libro viene aderezado con reproducciones de obras de arte que apoyan al autor en muchas de sus propuestas. Obras que explican y señalan esas relaciones del hombre, entregado en cuerpo y alma, a la comida. El lector encontrará en estas páginas esclarecedores beneficios porque el exhaustivo análisis y la argumentación con la que Juan Cruz Cruz, Profesor de Filosofía en la Universidad de Navarra, acompaña cada capítulo demuestran que la disciplina y el estudio gastronómico lejos de agotarse viene a extenderse para anunciar nuevas vías de exploración.