vinosub30 foodiesound nuriblan

Diferente a los demás, con un panel formado por jóvenes y a ciegas. Con vinos y con premio final. Esas son las principales características de VinoSub30, el concurso que por segunda vez, tras acumular 12 ediciones, se celebrará en Madrid los días 19 y 20 de mayo.
La noticia es toda una fiesta por cuanta filosofía encierra. Si los jóvenes son el futuro, su estilo de consumo también lo será.
Todos somos conscientes de que las bodegas precisan conquistar nuestro mercado, potenciar el maduro y por supuesto atraer al joven. Y de eso trata VinoSub30, de promover el contacto directo entre la industria vitivinícola y los segmentos más jóvenes para conocer sus gustos, sus estilos, sus impresiones. 
Además de buscar esas posibles preferencias del público joven con las que atraerlos a su mercado, la celebración de VinoSub30 en España, en Madrid concretamente, supone la apuesta por la divulgación de la cultura del vino atendiendo a un sector que por lo general apuesta por el consumo de otras bebidas.
VinoSub30 pasó por España en 2008, pero desde entonces no nos había vuelto a visitar. El concurso se ha desarrollado hasta ahora en Argentina, Uruguay y España, país del que sus responsables, los hermanos López Roca, junto a todo su equipo, han anunciado la intención de no abandonar. Es decir, que han confirmado la intención de que el concurso cuente con nuestro país como sede para su celebración. 
VinoSub30 contará con un jurado formado por sumilleres, enólogos, críticos, periodistas especializados y consumidores de entre 18 y 30 años de edad, que evaluarán a ciegas las muestras enviadas por bodegas y finalmente determinarán los vinos ganadores en esta edición.
Que la gente joven se acerque al vino, que le pierda miedo, que aprenda a conocerlo es fundamental para un país como el nuestro donde el estilo de vida, la convivencia, los alimentos, ¡nuestra gastronomía!, de la que forma parte esta bebida, son señas de identidad, una suerte de ADN colectivo.
“La juventud es esa fase previa que, tarde o temprano, conduce al vino”, he oído en alguna ocasión en boca de alguna autoridad. Puede que así sea, o que así haya sido, no lo sé, y no lo sé porque para mí la juventud está sobre todo en la cabeza. Lo que sí sé con absoluta certeza es que si no acercamos el vino a los jóvenes con honestidad, con naturalidad e infundiendo siempre su consumo responsable, no habrá más vino que valga. Eso, seguro.