El emperador Varus quería doce comensales en su mesa, ni uno más ni uno menos. Bajo el reino de Augusto, que pasará a la historia por haber otorgado a la mujer un lugar en la sociedad romana (¡alabado sea el Señor!), también se  exigía el mismo número de comensales pero multiplicado por dos, porque habían...