Imagino que a Alessia Rollo, tras aterrizar en España desde el sur de Italia, le asaltarían dudas y algunos miedos. Pero cuesta creerlo porque es extraordinariamente alegre y positiva. Imagino que el primer desconcierto que le  provocó un país cercano o familiar, pero nuevo, dio paso a su acomodo. Y de la comodidad, sin duda,...