Todo pescado tiene su fiesta. Desde la cuna hasta la sepultura, y si no, que se lo digan a la sardina.  No es casualidad que este espacio haya escogido un pescado como seña de identidad. El pescado me persigue. Yo, persigo al pescado. Y, además, en ningún otro tiempo y lugar que no sea éste,...