Confieso que lo pido siempre que puedo y que como tantos otros hace tiempo que me he subido a la fiebre del gin-tonic. Lo malo, o bueno, es que deja de ser afición para convertirse en culto. Me entusiasma tanto su ritual que cada día quiero descubrir matices nuevos y aprender más de esta bebida...