Paradójicamente hacer de un alimento algo sabroso y apetecible o algo verdaderamente repugnante no tiene nada que ver con la comida en sí. No tiene nada que ver con si ese alimento es o no comestible desde un punto de vista biológico. Tampoco tiene que ver con la fisiología de la digestión (con si...