Uno oye la palabra cerdo y en su mente confluyen momentos de éxtasis, disfrute sensorial y momentos de odio o frustración por igual porque el cerdo puede tener de dos a cuatro patas, según se mire. Pero si hay un cerdo majo, un guarro simpático y singular, sin duda, ese es el cerdo ibérico. Un...