Basta ya de convenciones. Ni fechas especiales ni calendario comercial, consumir e incorporar las ostras al decálogo personal de aperitivos no es ninguna broma. Cada cual debe escoger, decidir o buscar su momento. Sin justificaciones, a contracorriente o por cualquier otra razón o a destiempo porque cualquier día de la semana es perfecto para dejarse...