Aquella contundencia sobre el acto salvaje de la cocina nunca ha estado tan cerca de la realidad. Mejor dicho de dos realidades: la que afecta a la comida animal y la que atañe al animal humano. Es tan cierta como que a los entrantes le sigue el interludio entre primer y segundo plato. Tan cruel...