Tiene guasa que una editorial considere un libro incómodo. Ningún libro incomoda, si no gusta basta con que el lector pase de largo y que el autor no desfallezca y trate de encajarlo en otra editorial. Es más, si incomoda debería sumar un punto a su favor porque sin duda viene a señalar, a llamar...